jueves, 13 de diciembre de 2007

La niña Gato

Para Marta...

En una esquina de su habitación empapelada, apilaba juguetes nuevos con la asignatura pendiente de darles vida propia. Se aburría cada día más porque sabía que nunca aprendería a jugar con ellos. Rebuscaba nombres, peinados, intercambiaba cromos, vestidos de princesa… pero el ruido de su cabeza hacía rugir sus tripas y la transportaba a la luna, allí prefería colarse por cráteres blancos-rugosos para robarle piedras al universo.

Descubrió que en su baúl había puertas y se dispuso a dibujarlas con tiza para no olvidarlas nunca. Subida desde allí el cosmos entero planeaba debajo de sus zapatillas… Allí el cielo, topaba con la punta de su nariz y le hacía burlas a fantasmas vestidos de monstruos sin cabeza.
Inventó nubes de colores para coleccionarlas dentro de su tesoro, para ser siempre niña, y las risas comenzaron a apilarse por montones de a mil; fuera del baúl ya no hacía frío, ni calor, fuera no habían personas.

Solo existía un caballo pequeño que hacía mecer cuando el orificio de su pecho era demasiado grande o reclamaba el beso paterno añorado por meses…decidió entonces que se convertiría en gato para imitar su ronroneo y tener una cola infinita.

Cuando la niña-gato se subía a su baúl era feliz y no existía el tiempo.

De mayor, la niña-gato ya aprendió a ser adulta, aunque nunca dejará de ser gato. Vive en ollas y camina por calles, observa a personas que mastican periódicos, pero aún ronronea por las esquinas y se sube a su baúl inventado, para volar encima del mundo…

El la desea en sus silencios, en sus escapadas, en sus siete vidas y se enamora cuando desliza suave su cola infinita ronroneando hasta hacerle sentir vértigo, pero no entiende porque le pide que le regale ese baúl... ella lo quiere así, lleno de polvo y años, gastado por recuerdos ya desconocidos.

Mientras, solo quiere dormir porque sabe que no existen los relojes y será siempre la niña-gato.

Café con Agua

3 comentarios:

Anónimo dijo...

qué bonito cuento.

David Noguera dijo...

Jo, yo espero algún día encontrar una niña como esa. No se si lo sabe pero tiene la cualidad más importante de esta vida, saber volar.

Café con Fotos dijo...

"Si no sabes volar, pierdes el tiempo conmigo..." :)

Beso!