lunes, 31 de diciembre de 2007

Críticas al 2008

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.

(Oscar Wilde)

A los que comentan y a los que no lo hacen, a los que sus críticas son de vital importancia y a los que tan sólo disfrutan de los renglones, va dedicado este pequeño hueco. No hay más pretensión que crear desde el pensamiento más o menos torpe, no hay más intención que plasmar lo que da la gana, para después ser o no leído.
Es un día de finales y comienzos, de propuestas efímeras y de planes de “futuro”, un día abierto a pensar, a disfrutar, a emborracharse o a llorar (cada cual que lo viva como desee), pero un día como hoy quería recuerdo que uno crea los que se le antoja, para que cada uno sea libre de leer, de observar o de curiosear.
Café con Agua vuela porque mola hacerlo y porque es mucho más divertida la vida si abres los brazos y te dejas caer al vacío, es cuestión de probarlo, una vez que se hace, el mundo se adivina más atractivo desde las alturas…

Hoy se me antoja dejaros imágenes varias, de esas que gente como Phillip Toledano sabe plasmar…
Aderezadas con música de fondo…

¡Feliz 2008!

Café




3 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

Bueno , bueno, eso es LIBERTYAD con mayúsculas, casualmente pedí lo mismo en el brindis para esta noche, hay que tirarse a la piscina y mojarse con un par de ....valentía (mal pensados) me gusta lo que propones para el año que viene así que

volemossssssssssssss juntos.

Ya os dije que ya erais parte de mí.

Un abrazo y feliz 2008

en tierra de nadie dijo...

FELIZ 2008... ¿qué mejor modo de empezar el año que saboreando un café bien cargadito, rebajado con un poquito de agua, sabroso y placentero...?

Brindemos por la libertad, la valentía, las palabras...con café o con lo que se tercie.

un beso

ETDN

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Os voy leyendo en los blogs que consulto de forma habitual, así que he decidido entrar a ver como se hacía el café, y me ha gustado el sabor. Espero volver con regularidad, y no es un cumplido.
Feliz año con dos o tres días de retraso, que todo es relativo.