sábado, 4 de octubre de 2008

El Viaje más deseado




Hay un cuenco sobre la mesa

Que me recuerda los besos


Y hay dos copas que nunca se llenaron.


También sé que hay un tren que me lleva hasta donde estás

Y estás en ese punto preciso.

Árboles tiemblan con el paso

Y cuerdas de guitarras puntean,

Para dar paso a una tímida flauta…

Sin que brote una sola palabra…


(Aunque sí lo hace una lágrima)


Me encuentro enredada en ese punto

Por más que tiro, no logro soltar el nudo

Que tengo atado a la garganta.


Se me llenó el estómago de hormigas

Que no puedo vomitar.


Cuando aparezca ese tren y esté justo en su parada,

Dejaré que revienten los espasmos

Que recorren entrepiernas.

Entonces, ya habré dejado también que tu cuchillo atraviese el hueco

Y será imposible frenar la punzada.

Tengo mi sombrero preparado

Para ponérmelo justo cuando llegue a tu destino,


Y por fin, se abrirán todas las puertas.



Café





Discover John Frusciante!

8 comentarios:

sibenik dijo...

Siempre e dicho que lo que menos me gusta de viajar es viajar pero si el destino es precioso y bello como tú lo has escrito, el trayecto merece la pena, ya lo creo que merece la pena. Muy bonito

Nébula dijo...

Hace unos meses cogí ese mismo tren con solo un billete de ida... la vuelta se suspende en el tiempo...

óscar dijo...

Qué pedazo de poema y de poeta. Felicidades

moderato_Dos_josef dijo...

Yo de momento pierdo todos los trenes; quizá sea porque me gusta volar y me pierdo haciendo eses a mitad del Atlántico... Bello poema! Un saludo.

exilioatlántico dijo...

interesante viaje el que propones... y muy bien descrito. Como siempre, tu música exquisita. Besos atlánticos

Devant de Melk dijo...

me encantan las puertas abiertas

EmO-LLejO dijo...

la frase que mas me ha encantado ha sido...

Se me llenó el estómago de hormigas

Que no puedo vomitar.

muaaaaaaaaaaaaaaks

Maktub dijo...

Y qué bonito no? cuando se abren todas las puertas...

Bss :)